Ay, vos que sabés mucho [idioma extranjero], ¿te animás a ayudar a traducir en una reunión que arranca en 15 minutos? Es muy probable que quienes enseñan, traducen o realizan tareas administrativas o de secretaría hayan recibido esta propuesta en algún momento de su vida laboral en diversos entornos y contextos. El inesperado ofrecimiento suele ser urgente y no da mucha chance a negarse y, por supuesto, tampoco a prepararse. Afortunadamente, podemos contar con algunas herramientas básicas de interpretación consecutiva para salir del paso con calma, calidad y dignidad.

Recommended Articles